Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!
Seleccionar página

Es difícil corregir lo que no identificas

______________________________

Me refiero que a veces, sabes que te pasa algo pero no sabes qué nombre tiene.  O a veces, sabes el nombre, pero no sabes de dónde viene eso que te pasa. O por qué llega. Pero tú sigues. Sigues con tus cosas. Y ahí estaba yo, de pie frente al espejo, algodón en mano, empapado en aceite de sésamo y  deslizándolo suavemente por mi cara. Una noche más.

Creía que estaba sólo pendiente de eso, podría haber asegurado que estaba viviendo el instante pero no era verdad, lo que hacía es que pensaba. Sí. Así, a lo loco. De cualquier manera. Secuencias de pensamientos pasando a toda velocidad, sin orden, sin fecha y sin destino. Ideas que iban y venían. Otras se repetían.

Mi cabeza estaba llena. Llena de historias. Historias inacabadas, algunas verdaderas, otras más bien falsas. Relatos que siempre causaban emociones aunque no fuera consciente. Y no me daba cuenta porque no me había tomado el tiempo a pensar lo que pensaba.

Así que era eso: no me paraba. Dejaba que todo lo que pasaba por mi cabeza me habitara. Y claro, sufría. Sufría porque me lo creía. Tomaba como verdad absoluta todo lo que pensaba.

¿Y quén sabía? Quizás también sufría porque no me parecía seguro parar y mirar. Aunque dentro de mí tenía la rara impresión de que no había nada más solido en el Universo que esa capacidad de quedarse suspendido en el tiempo hasta encontrar tu verdad. Ésa que siempre está ahí pero a la que nunca llegas porque te da miedo su intensidad.

Aún así, reconocer no era lo mismo que conocer, ¿Y no era esa la clave?

Hubo un momento de bonita lucidez en esa aproximación que justo coincidió con el gesto de guardar el frasco del aceite en el armario y apagar la luz para ir a la cama. ¿No será que la locura se produce cuando has de parar y lo único que quieres hacer es escapar?

La sábana cubriéndome el cuerpo puso fin a todo esto. Nadie podía acabar con tanto diálogo excepto yo. Nadie puede acabar con el tuyo excepto tú.

 

HISTORIAS RELACIONADAS

El criterio piel de gallina

Cuánto duele elegir   Lo noto al mirarte. Transmites tensión. Aprieto los labios contra el borde de la taza y huelo a obsesión. ¿Cuánto tiempo puede llevar en tu vida tomar una decisión? ¿Cuánta eternidad necesitas para seguir rumiando la ya tomada? Devuelvo la...

AtreverSI

Atreverse es atravesar.   Penetrar los miedos y perforar la inseguridad. Atreverse es hallar. Éste es mi centro, mi reposo, vamos a actuar. Atreverse, sí. Olvidar tanto provecho y amar lo que desea ser hecho. PD: Recordarte que el próximo 20 de abril a las 19:30h...

Todo nos habla

Llegué a pensar que lo mío no era el collage. Pasaba días y días frente al papel en blanco. Nada sucedía. Pero no quería abandonar. Intuía que dentro de mí algo estaba listo para expresar y sólo había una cosa por hacer: escuchar. Escuchar al papel, las historias, mi...

Se debe al miedo

El miedo es lo que cuenta.  ______________________________ Está por todas partes. Retumba. Y no puedes pensar que le conoces sólo por haberle detectado. Lo cierto es que muy pocos lo hacen y muchos menos son aquellos que le abrazan al encontrarlo. Pensamos que no está...

Uso de cookies

+perspectiva utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia posible. Política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies

Pin It on Pinterest