Sentir dolor

El dolor es un buena señal. Aunque yo solía huir de él.

Sentir dolor emocional es lo más natural del mundo. Existe para protegernos. Nos mueve a cambiar. Si no fuera por él muchas veces no nos moveríamos en la vida. Nos quedaríamos abrazados a situaciones o personas que no nos aportan nada sintiendo cada vez más dolor.

Apegarse a ideas es la causa de nuestro dolor emocional

Como Don Quijote, nosotros/as también creamos nuestras propias historias. Creamos un personaje para ser «alguien». Nos apegamos a ideales que quizá no son del todo reales. 

Las imperfecciones y los defectos  que vemos en nosotros mismos o en los demás vienen de nuestras propias ideas o creenciasEsos esquemas que pueblan nuestras cabezas.

Resistamos el impulso de ignorar nuestras emociones o de juzgarlas como malas. De alejarnos de lo que amamos por miedo a sentir dolor. Él nos encontrará igualmente por mucho que le demos la espalda. 

Ser amigos/as de nuestras emociones es una muestra de inteligencia. Todas ellas, incluso la más dolorosa está ahí por una razón: para ayudarnos. 

Y esto, como todo en la vida, también se aprende.

 


hojas

¿Quieres profundizar más? Únete a mi newsletter

 

Uso de cookies

+perspectiva utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia posible. Política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies

Pin It on Pinterest