Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

for-veronicagran2009

¿Has dicho alguna vez que sí a hacer algo que no sabías que resultado tendría?

Mejor dicho, ¿has hecho alguna vez alguna cosa que desde fuera pareciese tonta pero que tú necesitabas hacer? ¿algo que luego con el tiempo has visto que realmente tenía que ser así?

Puede ser una cosa pequeña, como por ejemplo cambiar el camino que haces habitualmente para ir a trabajar. O bien, puede ser una cosa más grande como la que hice yo hace cuatro años.

Una de aventuras 

Una mañana de principios de junio estaba con unos amigos desayunando y como si alguien más hablara por mí dije en voz alta:  me voy a Formentera a pasar el verano. ¿De verdad? me contestaron.  ¿Y eso? Eso, pues…¡no tengo respuesta!-les dije. Me lo dice mi corazón. ¿Viste el anuncio de Formentera que pusieron en la tele ayer? No. No tengo tele- dije muy bajito pensando en la tremenda casualidad.

Uno de mis amigos se había levantado para ir a pedir algo más a la barra. Al regresar a la mesa preguntó: ¿de qué estáis hablando?. Que me quiero ir todo el verano a Formentera-le dije. ¡Qué bien! Pues yo tengo una amiga que vive allí-me dijo. ¿Dónde te quedarás? No lo sé. Acabo de verbalizarlo ahora pero no sé ni cómo voy a hacerlo. Pues si quieres hablamos con mi amiga ¿quieres que la llame ahora?-dijo él todo dispuesto. Quería hacerlo con todas mis fuerzas así que le dije que sí. Hicimos la llamada y la chica en cuestión  nos informó de que quizá podría ayudarme a encontrar una habitación en la casa de una compañera suya de trabajo. Me llamaría en un par de días para confirmarlo. 

Estaba feliz. Había dicho algo en voz alta sin saber ni por qué y de repente tenía el plan casi montado. Al día siguiente, una conocida que estaba en medio de un proceso de separación me preguntó si sabía de algún piso para alquilar durante el verano.  Sin dudarlo ni un minuto le respondí que sí, que mi casa estaba disponible. Ella me miró asombrada y me dijo: ¿pero tú qué vas a hacer? Me voy a Formentera. ¿Así sin más?-me dijo. Sí, claro. ¿Qué más necesito?

Con el dinero del alquiler de mi casa tuve para alquilar la habitación en Formentera y dos semanas después de aquel desayuno con mis amigos estaba  instalada en aquella minúscula isla. Había ido todo rodado.

Una vez allí visité la cofradía de pescadores. Iba cada día a la lonja, hablaba con todo el mundo hasta que poco a poco conseguí embarcarme en un barco pesquero de arrastre en el que vomité tanto como no sabía que se podía vomitar. Fui documentando todo fotográficamente. Gané muchos amigos y me cocinaron las mejores paellas del mundo. También conocí a mucha gente del campo. Gente artesana con la que  aprendí cómo hacer quesos y cuidar las ovejas. Me rodeé de artistas que vendian sus obras en mercados, por Internet y que vivian todo el año en la isla.

Cada día contemplaba la puesta del sol, no me perdí ninguna. Me desplazaba a todas partes en bicicleta. Disfruté de mi. Del mar. De la vida. Tres maravillosos meses de creatividad, diversión y claridad.

Ahora, mientras escribo esto me doy cuenta de que mi vida ha estado lleno de aventuras  y también me doy cuenta de que hay que seguir nuestra intuición. Ser lo que eres y hacer lo que has nacido para hacer. Sin importar el resultado final. Aunque no sepas qué será lo siguiente que pase. Aunque no haya motivo. Tampoco hace falta ser tan práctico/a todo el tiempo. No se puede poner orden siempre.

[note color=”#91e0f3″]Estoy segura de que tú también tienes una “aventura” para contar. Una que inspire a otras personas. Por eso, me gustaría que participaras hoy en el blog contándola en la zona de comentarios. De entre todas las historias eligiré una que ganará una plaza para participar en mi nueva “aventura”: Blog {me}. El programa para crear el blog de tus sueños. [/note]

Podrás dejar tu comentario desde hoy hasta el próximo domingo 2 de junio a las 12am (horario europeo).  El lunes 3 de junio anunciaré la persona ganadora a través de Facebook y Twitter.

¿Cuál es tu aventura? Sí, esa que hiciste una vez o que estás pensando en hacer.  Venga, vamos, deja un poco de inspiración en este lugar.

 **El concepto trastorno deficitario de aventura pertenece al escritor Tim Ferris en su libro The 4-hour workweek.

** Si no conoces la isla de Formentera pincha aquí

Uso de cookies

+perspectiva utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia posible. Política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies

Pin It on Pinterest