Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

La miró fijamente a los ojos. Llevaba una cazadora negra con el cuello levantado y parecía no tener prisa. Se detuvo y, con una sonrisa, le preguntó: ¿Qué hace una chica como tú en un sitio como éste?

El sitio era una comunidad de fotoperiodistas, mayoritariamente hombres, que exponían sus trabajos documentales. Trabajos de buena calidad y de contenido social.

La chica no sabía si había entendido bien la pregunta, pero de forma intuitiva sonrió porque le parecía que podía ser un halago. Aunque no le respondió.

Él parecía divertido con la situación. Mientras, la chica quiso dejar de pensar que igual aquel no era su lugar.

Me alegra de que vayas a estar en mis clases del postgrado, le dijo él.  Tiempo después se volvieron a encontrar en aquella aula de la Universidad Autónoma de Barcelona. Él la reconoció de inmediato.

Seis años más tarde y una bonita amistad, él murió al caerse de manera accidental por un cortado mientras intentaba hacer unas fotos para el libro en el que estaba trabajando.

Él era Paco Elvira. 

La chica era yo.

De nuestro primer encuentro ha pasado mucho tiempo. De su muerte hace sólo tres días.

La vida te sorprende siempre. Por desconocida. Por misteriosa. Por imprecisa y esta vez lo ha vuelto a hacer. O…¿es la muerte quién realmente sorprende?
En esta vida establecer conexiones genuinas parece difícil, pero no lo es tanto. Conectar profundamente con otro ser humano es la cosa más bella del mundo. Incluso cuando esa persona deja de “estar”.

Te dije que estaba de mudanzas en mi blog y de hecho es así, pero hoy he querido escribir esta historia para despedir a Paco tal y  como se merece. Con paz y mucho amor.

Muchas gracias Paco por haber estado en mi vida. Nunca te olvidaré. Algún día, cuando recupere los ánimos, volveré a tu restaurante favorito en el Raval a comer ese humus tan rico.

Por cierto, si te encuentras a Fiona en algún momento de tu viaje, dale un beso grande de mi parte. 

Hasta siempre. No sabes cómo me alegra el haberte escrito ese mail hace algunos días. Sé que te has ido sabiendo lo importante que eres para mí. 



Gràcies per tot. Continuaré amb aquesta tasca. Amb força.

 

Uso de cookies

+perspectiva utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia posible. Política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies

Pin It on Pinterest