Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

 

 

“El miedo es mi compañero más fiel, jamás me ha engañado para irse con otro”Woody Allen
Vivimos asustados. Sobre todo aquellos que soñamos. Que vemos las cosas de manera diferente y trabajamos por vivir a nuestra manera. Asustados de cometer un error, de ser invisibles, de que nuestras ideas no salgan adelante. Asustados de hacer algo por primera vez.
Deshacernos del miedo no es nuestro trabajo. Al miedo no hay que enfrentarse. Plantarle cara. Nada de eso. Nos enseñan que el miedo es una debilidad pero eso no es cierto. El miedo tiene su propio lugar en nuestras vidas y no podemos hacer que se vaya. Hay que aceptarlo. Así que no perdamos nuestras energías en luchar contra él porque sólo conseguiremos el efecto contrario; avivarlo y sufrir de ansiedad.
Una de las cosas que nos enseña el miedo cuando aparece es que nos falta amor. Esa es una de sus grandes lecciones pero también nos enseña una cosa muy importante: usamos nuestra imaginación para hacernos daño. 
¿Recuerdas cuando eramos pequeños y nos imaginábamos que había monstruos debajo de nuestra cama?  ¿Qué ocurría? Que nuestro miedo era inmenso porque incluso podíamos “verlo”. Era entonces cuando nuestros padres decían…¡tienes tanta imaginación! De adultos, el comportamiento no varía.
Al final el miedo es eso, una forma irracional de contarnos historias. Pero para explicarte todo eso, te dejo con un video de TED, de esos que te traigo a veces y que tanto nos ayudan a entender y a entendernos. El video es de Karen Thompson, una novelista que establece una conexión muy interesante entre miedo e imaginación. Nos habla de la capacidad de sentir e interpretar nuestros miedos con mayor objetividad. De tomarlos como un regalo. Algo que yo no dejo de repetirte aquí y en mis cursos, pero mejor que veas que hay más gente que tiene mi misma premisa. Así la loca no soy yo sola. 😉
“Leídos correctamente nuestros miedos son un regalo de la imaginación, una forma cotidiana de clarividencia, una manera de vislumbrar el futuro, cuando aún hay tiempo de influir en él”- Karen Thompson. 

 

Uso de cookies

+perspectiva utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia posible. Política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies

Pin It on Pinterest