Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

 

 
 

 

Conocí a Cristina en una de las ediciones de mi curso online “Cómo hacer lo que ames”. Tiempo después de finalizar el curso, en nuestro grupo de facebook Cristina contó cómo había ido creciendo y creciendo después del curso. Lo hizo con tal energía y con tanta ilusión que le pedí participar en el blog. La idea le encantó y aquí está hoy. Contándonos su historia.

“Había conseguido volver a pintar, después de toda una década sin hacerlo.
Que mi profesora de dibujo falleciera, hizo imposible que durante esos diez años, me atreviera si quiera a abrir de nuevo mi maletín. ¿Excusas? Puede. Más bien miedo. Ese miedo que a veces paraliza, y te dice a ti mismo “¿para qué? si a nadie le interesa lo que haces, si no lleva a ninguna parte”…
Pero dejar de hacer lo que amas, es aún peor que enfrentarse a cumplir sueños, te mustias, te pudres.
Si, había vuelto a pintar, pero necesitaba algo más, necesitaba “restallar”, como un petardo, como una bomba, para decir, y sobre todo para decirme “aquí estoy con mi sueño”.
Cuando al fin te plantas cara, descubres que todo se pone de tu parte. Comienzas a encontrar gente que sueña, que sigue para delante con sus ideas (por muy locas que al resto le parezcan). Aparece gente que inspira, y así, como en una cadena de confabulaciones mágicas, di con el curso “Cómo hacer lo que ames”
Toda una inyección de energía, de positivismo, fué como … como una palmadita en la espalda y una gran sonrisa que te dice: “¡¡¡ Vamos !!!” Y eso hice: IR, ir hacia mis sueños, dedicar cada día más tiempo no a un hobby si no a una manera de vivir, mi manera de vivir.

Pinto porque no sabría ser feliz sin hacerlo (esa década de la que os hablaba al principio, da fe de ello)
Pinto porque me nace hacerlo, porque no tengo mejor opción de expresarme, de “parir” lo que tengo dentro, de contar historias. Mi historia.

Cuando aprendes esa máxima, de hacer lo que realmente te apasiona, de saberte única dueña de tu sueño, todo fluye. Y aquí estoy, pintando, dando talleres de arte a los más peques y montando exposiciones. He podido realizar ya tres en el último año, y han sido de las mejores sensaciones de mi vida. Desnudarte ante los demás, enseñando tu trabajo, un trabajo hecho con pasión, sin miedos porque los has transformado en energía… No os lo puedo explicar con palabras…¡¡¡ Hay que sentirlo !!!

Oigo mucho aquello de “Últimamente te pasan cosas chulísimas”, a lo que yo contesto: “No, no me pasan cosas chulísimas, hago que me pasen”

Y así es, hay todo un mundo maravilloso ahí fuera, que está esperando a que vayas por él, a que lo disfrutes, pero tendrás que empezar a hacer lo que amas… ¿¿¿¿¿Cuánto más vas a esperar?????

La vida es demasiado corta como para permitirnos el lujo de no ser nosotros mismos”

Muy cierto. ¡¡¡Gracias Cristina!!!

¿Tienes una historia “haz lo que ames” para contar? Si es que sí no dudes en contarmela. Estaré encantada de conocerla.

 

 

Uso de cookies

+perspectiva utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia posible. Política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies

Pin It on Pinterest