Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!
Todo el mundo suele ser perfeccionista. Cada uno a su manera y con sus cosas pero todos lo somos. Yo también. 
En cada uno de mis talleres siempre sale algún tema que nos hace reflexionar durante todo el mes. Temas que nacen al retar nuestra forma de pensar. Al jugar.
Esta vez y durante el mes de Enero en el taller de fotografía +perspectiva la “perfección” ha sido nuestro tema favorito. Favorito y muy recurrente, la verdad.
 
Nada es bueno ni malo por sí mism@. El problema es cuando confundimos la búsqueda de la excelencia, de la armonía con la perfección. Una búsqueda que nos separa de ser lo mejor de nosotr@s mism@s. Una búsqueda que si no se para a tiempo suele generar frustración, baja autoestima, estrés y que nos hace incluso quedarnos estancad@s. 
El problema no es aspirar a las cosas bien hechas. No estoy diciendo nada de eso. Buscar la armonía, cuidar el detalle, poner amor a las cosas que hacemos es algo muy grande y valioso. El verdadero problema es cuando ese “deseo de perfección” se convierte en una obsesión. Cuando llega al punto de no aceptarnos a nosotr@s mism@s ni a los demás porque no “encaja” en lo que pensamos o deseamos que fuera. 

¿Sabes lo que yo hago cuando mi deseo de perfección está llegando demasiado lejos? 

 
-Ser consciente- 
Es muy importante reconocer cuando estamos llegando a ese punto de parálisis por querer que todo sea magnífico y estupendo.
 
-Apelar a la paciencia-
Vamos a ver, ¿qué es lo que quiero conseguir? ¿es necesario que siga dándole vueltas a lo mismo? Hay veces que las cosas llevan su tiempo y no salen a la primera…¿por qué frustrarme con ello? 
 
-Recordar lo importante que es disfrutar del proceso-
Obtener resultados es fabuloso pero si no disfrutamos de lo que hacemos en cada momento todo lo que consigamos nos sabrá a poco. 
 
-Descansar-
Dejarlo todo. Dedicarme a otras cosas. No presionarme. Ser buena conmigo y darme el espacio y el tiempo necesario. Sin juzgarme. 
 
***
No siento que haya que buscar la perfección en nuestras vidas. Ya somos perfectos. En realidad, es en todas esas imperfecciones que vemos en nosotr@s donde yo veo tu perfección y la mía.

 

Uso de cookies

+perspectiva utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia posible. Política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies

Pin It on Pinterest