Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!
(autor desconocido)

Decidir y elegir no significan lo mismo. No son equivalentes.


Justo preparaba un artículo sobre éste tema cuando me llegó su mail. Era Santi, un antiguo alumno del curso online «Cómo hacer lo que ames». Me hizo mucha ilusión tener noticias suyas.


«Me ha llegado una foto de tu estilo, así que te la reenvío. Espero que te guste. Un beso gordo» y adjuntaba la imagen que puedes ver en este artículo.


Días antes me encontraba en una conferencia donde la ponente contaba lo siguiente:

«Se nos ha hecho creer que lo bueno es elegir, pero no, lo bueno es decidir. Parece lo mismo pero no lo es. Pondré un ejemplo muy básico pero que me parece que ayuda a explicar lo que quiero decir:


Cuando quiero que mi hijo coma pescado le pregunto… Emilio ¿qué quieres merluza o salmón? Entonces él elige pero quien ha tomado la decisión de que se come pescado he sido yo. Lo que ocurre es que Emilio se ha hecho un poco más mayor y cuando le pregunto ¿salmón o merluza? Él me contesta que quiere salchichas.


Creo que tendré que empezar a cambiar de estrategia para poder ser yo la que decida de nuevo«-decía sonriendo en su exposición.


Las casualidades no existen, quería contar una historia en +perspectiva y me llegó la imagen que la reforzaba. Así que como éstas cosas hay que compartirlas he decidido publicarla hoy aquí para que tú decidas si quieres reflexionar sobre ello y compartirlo con alguien más. 


Ya vimos cómo ser infeliz. Ahora también sabemos qué tomar para ser felices. Tú decides.

lonaturalesdisfrutar

Uso de cookies

+perspectiva utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia posible. Política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies

Pin It on Pinterest