Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!
«Una fotografía es un secreto sobre un secreto; cuanto más te dice, menos sabes»
Diane Arbus


Los creadores suelen captar lo que está en el aire. 

A veces, pienso que las ocurrencias son huéspedes accidentales. A veces vienen para quedarse. Otras, aparecen sólo para insinuarse y marcharse.
Y yo me pregunto… ¿Somos dueñ@s de nuestras ocurrencias? ¿Las inventamos o nos inventan?
¿Es la creatividad el invento de posibilidades?


Quizás cuando creamos contamos con  un «Yo» al que se le ocurren las cosas y otro «Yo» que las ejecuta.

Blanca Galindo. Ella cuenta con muchos «yo». Crea y ejecuta. Siempre guiada por proyectos. Suele mirar en 35 mm. «Dispara» a la música y a sus protagonistas. Juega con la luz. Y es que Blanca, es más que azul. Es violeta.

Te dejo con ella. 



«Aunque mayoritariamente soy fotógrafa y es la profesión que figura en mi alta de autónomos, no me considero fotógrafa sin más.  Es más, creo que precisamente es ese el punto que puedo aportar a mi fotografía ya que llevo años dedicándome al diseño gráfico, al diseño de complementos, al estilismo… formando y reformando muchos de los objetos a mi alrededor.


Los hábitos que favorecen mi bienestar como “creadora” son diversos. 

Suelo ser bastante anárquica y eso conlleva mucha frustración sobre todo cuando estoy en una época «más de ejercer y menos de pensar».
Generalmente lo que me gusta es “pensar”. Y últimamente creo que le dedico menos tiempo de lo que me gustaría por estar sumida en un período de cambios en el que el puro «esteticismo» de las creaciones me aporta muy poco.

Todo el bienestar y la energía creadora proviene de una sensación de agitación y armonía interna. Para promover este sentimiento y no el opuesto, he de sentirme muy viva. Normalmente la rutina, los días que parecen iguales los unos a otros, la monotonía me mata lentamente. 
A veces es un poco auto destructivo y poco producente buscar el influjo constante de emociones ya sea mediante personas, viajes y situaciones de incertidumbre o de caos. Pero normalmente siempre, por alguna extraña razón, esos periodos de devaneos y numerosos «inputs» que no sé cómo catalogar en primera instancia pasan a formar parte de un todo que acaba teniendo sentido.

Por lo general me ayuda mucho rodearme de gente con energía que me aporta vida y ganas de crear colectivamente.


Leer, ver películas, viajar en transporte público y soñar despierta. Subir montañas y mirar el infinito. O sentirme pequeñita mirando la inmensidad de mar. Todo eso, me ayuda a ordenar ideas.
Creo que las ideas también deben buscarse y uno debe ser metódico con sus procesos creativos y su trabajo, porque aunque a veces las grandes ideas aparecen como chispas de luz en la oscuridad también es muy importante autodisciplinarse de algún modo y no desmotivarse».

¡Muchas gracias Blanca! 

Si quieres saber más sobre Blanca Galindo puedes hacerlo aquí y aquí 

Uso de cookies

+perspectiva utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia posible. Política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies

Pin It on Pinterest