Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!



Hoy en día, con todas nuestras complejas maneras de ganarnos la vida y nuestras infinitas posibilidades de entretenimiento, las personas ya no tienen la capacidad de ser felices. Estrés y tensión son dos conceptos que forman parte de nuestras conversaciones diarias. Estrés y tensión: parecidos pero no lo mismo. El cuerpo humano está diseñado para resistir un número infinito de cambios y ataques provocados por el entorno. El secreto de una buena salud consiste en ajustarse con éxito a los diferentes tipos de estrés que afectan al cuerpo.
La definición que se da generalmente de estrés es «la tasa de desgaste y deterioro del cuerpo». Una reacción fisiológica en el que entran en juego diversos mecanismos de defensa ante algo que se percibe como amenazante. Es decir, que cualquier cosa que hagamos y parezca que nos agota o deteriora es estrés. La tensión, ante todo, es beneficiosa. Es parte del funcionamiento normal del cuerpo. Ha sido definida como «la energía psíquica que necesita ser liberada». Las cosas empiezan a complicarse cuando lo que existe es un exceso de tensión. Los síntomas físicos del exceso de tensión incluyen los dolores de cabeza, la fatiga, la irritabilidad, la indigestión, los dolores de espalda, el insomnio y la rigidez muscular- argumentan algunos médicos. Otro síntoma muy común es la sensación de inquietud crónica y la incapacidad para concentrarse.  El estrés representa un ataque físico directo al cuerpo y el exceso de tensión es uno de los agentes que generan estrés. 
Aquí planteo unas cuantas orientaciones para evitar adquirir una tensión excesiva:


1. Cualquier actividad que realices hazla con calma. Sin prisa. El tiempo es subjetivo. Vive todo instante a instante. 
2. En tu tiempo libre, practica deporte. Caminar es un gran ejercicio físico. 
3. Si tienes dudas sobre tu capacidad para hacer bien el trabajo, da los pasos necesarios para averiguar si realmente tiene que ver con tu capacidad o con algo externo a ti. 
4. Vive de acuerdo con tus ingresos. No te preocupes por parecerte o equipararte a nadie. 
5. Mantén relaciones interpersonales agradables manteniendo una actitud comprensiva y amorosa constantemente. Eso no es ser débil. Es ser human@. 
6. Si estás siempre cansado puede que necesites algo más de actividad física o estés aburrid@ con lo que haces. Estaría perfecto si lo averiguaras. No te presiones. No es necesario. 
7. La relajación es el antídoto al exceso de tensión. No sólo significa descansar, sino parar, cambiar de escenario. Callar la mente. Vivir cómo quieras no como deberías. 
8. Por último, averigua cuál es tu umbral de tensión y vive sin cruzarlo.


Te lo agradecerás. 

Uso de cookies

+perspectiva utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia posible. Política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies

Pin It on Pinterest