En la campiña los campesinos frecuentemente duermen la siesta en sus carretas de heno mientras sus mulas los llevan automáticamente de regreso a sus hogares. ¡Ellos saben cómo tener logros y descansar al mismo tiempo! Con el descanso viene la renovación y con ella podemos dedicarnos de nuevo a edificar o crear nuestra vida. ¿Podrías soltar un poco el carro? ¿Qué pasaría si lo hicieras? ¿Podría otra persona llevarlo por ti? 

Pin It on Pinterest