davidbn

Llevaba tiempo posponiendo algunos proyectos. Me daba mil razones por las cuales no empezar. Finalmente me lancé. Creo que el único resultado de posponer las cosas es un sentimiento de no-sentirse-completo, es decir, por mucho que sigas adelante sabes que te falta «ese algo» y existe un amargo sabor a estancamiento. Sin embargo, el alivio y la expansión que uno siente una vez pones tus pensamientos y sentimientos fuera de ti son tan irrepetibles que al final acabas preguntándote aquello de: ¿Cómo ha sido que he esperado tanto?

Pin It on Pinterest