Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

¡Cuantos planes tuve para mi vida!

El tema de planear sin pasarse, de programar sin ser estricto para dejar paso a la espontaneidad, es un arte muy muy delicado.

¿Te ha ocurrido alguna vez que esperabas una visita y has estado organizando la casa durante una semana, las visitas guiadas, el tipo de comida y todo aquello que has sido capaz de controlar y las cosas no salieron tal y como esperabas? ¡¡Pero si lo habías previsto todo!!

Otras veces y de forma inesperada un amigo aparece en tu ciudad de visita y te llama para veros. Nada está preparado y tras los primeros minutos de pánico inicial vas a su encuentro. ¿Y qué sucede? pues que generalmente esa espontaneidad implícita del evento hace que todo salga perfecto.

Así pues, está muy bien tener un objetivo general en nuestra vida, pero dejar que el camino hacia a él vaya apareciendo poco a poco, sin planes rigurosos, nos hará difrutar de todo.

Creo que tomar la vida tal y como viene es tan enriquecedor y gratificante como una vida planeada al detalle.

¿Cómo planeas tu vida? ¿Cuál es tu camino?

Uso de cookies

+perspectiva utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia posible. Política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies

Pin It on Pinterest