Si, lo sé, hoy no hay imagen en el blog.

¿La razón? Superar expectativas. Bueno, no sé si superarlas pero al menos romperlas.

Vivir sin ellas es fantástico, te ahorra frustraciones, sorpresas, juicios…
Vivir sin expectativas es vivir en libertad.

¿Cómo vives tú? ¿Tienes muchas expectativas sobre tu trabajo, sobre tus amigos, sobre ti mismo? 

Pin It on Pinterest