MG_9453

Después del despilfarro navideño, somos muchos los que nos ponemos a hacer balance y a llenar listas de nuevos propósitos: ir al gimnasio, dejar de fumar, estudiar inglés…


En paralelo, un nuevo propósito está emergiendo en el corazón de muchos seres humanos. Es un compromiso silencioso, que no se comenta por ahí.


Es la mayor promesa que podemos hacernos a nosotros mismos y cumplirlo no requiere estudios. Está por encima de cualquier meta.
 
¿Te propusiste amar?
 
Que tengas un gran año!

Pin It on Pinterest