Seleccionar página

 

Siempre hay algún  momento en nuestra vida en el que nos sentimos incapaces de acabar algo.

Cómo acabar lo que empiezas

cómo acabar lo que empiezas

Mi nuevo blog ha tardado siete meses en ver la luz. Este artículo que estás leyendo ahora mismo  lleva como borrador en mi libreta desde hace meses. Qué cosas, ¿verdad?

Soy de las personas que suelen comenzar artículos, proyectos fotográficos, bufandas… para luego dejarlo aparcado hasta que de nuevo encuentro la concentración necesaria para volver a ello. Algunos de los proyectos que comienzo sé de antemano que no los voy a acabar, pero no me importa. Es parte de mi proceso y vivo muy a gusto con ello. No me castigo.

¿Por qué paramos antes de acabar?

Actualmente está muy de moda el concepto procrastinación. Un término que puede que sea válido para definir el comportamiento de algunas personas, pero en la gran mayoría de los casos dejar las cosas para después no tiene nada que ver con  ser poco constante o tener poca disciplina. Realmente, la causa principal de retrasar algo es no saber parar.

Las personas procrastinan principalmente por el miedo a no poder acabar. A nuestra manera de medir las cosas por horas y no por tareas. 

Pero hoy hablamos de esos proyectos que empiezas y quieres acabar. Así que te dejo con una pequeña lista de tres cosas que a mí me funcionan. Seguro que hay más, pero creo que para “empezar” y “acabar” es suficiente 😉

Selecciona bien aquello en lo que te embarcas

Constantemente me llegan propuestas de colaboraciones o de nuevos proyectos. Sin embargo, son más veces las que digo que no, que las que digo que sí.¿Por qué? Porque intento enfocarme en aquello que realmente me apetece mucho hacer y que me proporciona diversión. Si no tiene estos dos componentes, prefiero no comenzar. La motivación para acabar algo es fundamental.

Deja de ser tan perfeccionista

¿Cuántas veces no acabamos algo porque queremos que sea perfecto? Si te encuentras en ese punto en el que ya pareces tenerlo todo pero no haces más que revisar y revisar, déjalo estar. Aparca ese proyecto o tarea y ya volverás a él. No hay nada mejor en el mundo que tomar perspectiva de las cosas.

Saber parar, ¿recuerdas?

Si no funciona, no lo fuerces

Hay personas que piensan que empezar algo y no acabarlo es un fracaso. Una pérdida de tiempo. Entonces se obligan a seguir y seguir.  Perder la pasión o desinflarse (como yo le llamo) es lícito. Incluso sano diría yo.

Darte permiso para saber cuándo acabar, aunque no esté acabado en el sentido más literal. Confía en que volverás a ello cuando estés más descansado/a.

La gente que vivimos una vida creativa sabemos que no se trata de acabar todo lo que empiezas. Sino de empezar todo aquello que vas a acabar.

¿Cuál de estos tres puntos citados aquí arriba puedes aplicar desde hoy?

El próximo jueves 18 de abril comienza el curso online “Cómo hacer lo que ames”. Todavía tienes dos días para apuntarte… Saber más

 

Uso de cookies

+perspectiva utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia posible. Política de cookies ACEPTAR

Pin It on Pinterest