Anatomía de una sensación
 
 
“El hogar no es donde vives, sino donde te entienden”- Christian Morganstern
 
Cuando el coche nos dejó enfrente de la puerta de esa gran fábrica ya me había acostumbrado a sentir ese frío propio del mes de Diciembre. 
St. Jame`s Gate. Guinnes factory. Cruzamos la entrada y comenzamos a andar en el tiempo.

Máquinas, fotos, plantas…todo nos iba ilustrando la historia de una gran marca de cerveza, impulsada por  Arthur Guinness
 
Fue después de sentarnos en su sillón y leer su biografía, típica de un revolucionario de su tiempo, cuando llegamos a aquella sala coronada por un muro gigante. Un muro gigante y un mensaje no menos grande. “El hogar no es donde vives, sino donde te entienden”- Christian Morganstern.
 
 
A veces, sentir que no encajamos, que no encontramos nuestro lugar, es simplemente una señal de que estamos creciendo. De que nuestro lado creativo está emergiendo.
 
Fiarse de nuestra propia creatividad es un comportamiento nuevo para muchas personas. En el que yo me incluyo. Y para ello hay que saber rodearse de compañeros de juego que estén en la misma liga que tú. No importa el lugar. Sí los planes en los que colaboras. Sí las personas. Las personas adecuadas, porque no hay nada peor que poner un creativo bloqueado en tu vida o lo que es lo mismo, personas que ni crean ni dejan crear.

Esa sensación de no “encontrar tu lugar” no es más que el principio de “encontrarse”. De “volverse cuerdo” y que en realidad, produce las mismas sensaciones que “volverse loco”. 
            
 
Igual, mudarte a El Bar de los Sueños puede ser una buena idea… 😉
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Uso de cookies

+perspectiva utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia posible. Política de cookies ACEPTAR

Pin It on Pinterest